3 Mitos sobre el diseño de tu cocina que debes dejar


1. La cocina es sólo para los que cocinan.

La cocina no es un lugar de trabajo, es de reunión, dejemos atrás el pensamiento que sólo las personas que saben cocinar en la casa, la utilizan. ¿Una persona que no sabe cocinar, no la utiliza? Claro que sí, porque todos entramos en búsqueda de comida y bebida, o para acompañar y conversar con tu esposo(a) o novio(a), tal vez tu amigo(a). Recuerda el desayuno: si trabajas todo el día y tu ser querido también lo hace, ¿dónde crees que es lugar y momento donde más conversarás con él?

2. Es sólo un lugar para cocinar.

Incorrecto, la cocina es un lugar para compartir, debes poder relacionarte con tus seres queridos mientras que cocinas, esto quiere decir que puedas conversar con ellos, mirarlos a los ojos y que ellos puedan mirar a los tuyos, intercambiar ideas y porque no, que te puedan ayudar. Si esto no es así, estás pensando en una cocina antigua, un lugar de soledad y para muchos, de castigo, haz de la cocina un lugar de amor y de reunión.

3. La persona que no cocina, no necesita un lugar en ella.

Todos tenemos un lugar en la cocina, pero no todos tenemos un espacio en ella. Esto es, porque las cocinas son diseñadas pensando sólo en las personas que cocinan (una persona o dos) y no como un espacio social.  Imagínate que llega tu amiga a visitarte y mientras que preparas algunos piqueos, ella en vez de esperarte en el comedor, puede acompañarte en la cocina e ir tomando un vino juntas. Si tienes hijos, puedes pasar más tiempo con ellos enseñándoles hacer postres. Y si todavía no los tienes, es el lugar perfecto para conversar de tu día con tu esposo(a). Entonces, ¿Dónde se van a sentar para compartir mientras cocinas?



Escrito por: DANIEL CORTÉS
¿Te gustó? ¡No te olvides de compartirlo!